domingo, 21 de octubre de 2018

25 años de El Chorrillo

En agosto de 2015 nuestro periódico EL CHORRILLO celebraba  su veinticinco aniversario y sus 300 números. Tanto en La Plaza Información como en ABC, se publicaron sendas noticias sobre nuestra efeméride.

domingo, 16 de septiembre de 2018

75 aniversario de la Revista de Verano

Coincidiendo con la llegada de la revista "Cazalla de la Sierra. Verano y Fiestas 2018” el jueves 26 de julio de 2018, el salón de actos de la Casa de la Cultura acogió su presentación oficial, con motivo de celebrarse los 75 años de su publicación. El acto, en el que participaron distintos miembros de la Asocación Cultural José María Osuna, fue presentado por José Antonio Medina, y contó con las intevenciones de Ángel  Domínguez, presidente de la Asociación y José María Portero (Ver El Chorrillo de julio número 336)

Antonio Carmona Granado realizó un breve recorrido histórico de las distintas etapas por las que pasó la Revista, el cual, por motivos de espacio, no se ha publicado en El Chorrillo por lo que transcribimos integramente aqui:



PARA EL 75º ANIVERSARIO DE LA REVISTA DE CAZALLA


Antonio Carmona Granado
Casa de la Cultura de Cazalla de la Sierra, 26-07-2018

  Quisiera resaltar, con estas notas, algunas cuestiones que pueden ser de interés a la hora de hablar de este 75º aniversario de la Revista de Cazalla, de su pasado y de su presente.
  En primer lugar, me parece oportuno tener en cuenta algo que no debemos perder nunca de vista, y es el hecho de que entre la “gran” historia de Cazalla de la Sierra, esa que abarca todo nuestro pasado, y la historia de nuestra Revista de Cazalla, existe un escalón o círculo intermedio que tiene que servirnos para su contextualización. La historia de la Revista tiene que ser enmarcada dentro de la historia de la letra impresa en Cazalla. Una historia de la que se ha dicho muy poco y que está (como tantas otras) prácticamente por escribir. Los cazalleros y cazalleras,  a los que nos gusta sobre todo hablar, también hemos sido proclives a la escritura, aunque esas letras escritas no siempre hayan visto su publicación. A veces, por falta de medios para comunicarnos. En los últimos tiempos, afortunadamente, esta tendencia va enderezándose, gracias a las modernas técnicas y a los instrumentos con los que contamos, y son cada vez más las publicaciones que entre nosotros salen a la luz.
  Esta historia de sus escritores y de sus publicaciones y de sus imprentas, a pesar de su parquedad, como ya digo, en Cazalla, está aún por investigar. Sería curioso y necesario darle voz a esa máquinas del arte de imprimir que se encuentran en la antesala de esta Casa de la Cultura…, a esa Minerva y a su compañera Mª Auxiliadora, a esa guillotina... Muchas cosas nos dirían sobre lo que se publicó en Cazalla. Por nuestra parte, algunos de esos episodios sobre nuestra tradición de la letra impresa los dejamos ya escritos hace años en aquella serie de “Abuelos del Chorrillo” o en otras referencias de historias de nuestras antiguas bibliotecas. Existe además, al respecto, un magnífico Repertorio bibliográfico publicado por Salvador Hernández y Antonio Serrano, dedicado a nuestra comarca en general. Pero, aún así, queda mucho camino por recorrer en estos temas.
  Y éste, lógicamente, es el CONTEXTO en el que debemos hablar de la Revista de Cazalla que ahora cumple sus 75 años, aunque no sus 75 números publicados, como ustedes saben, pues la Revista también tuvo su apagón momentáneo y no vio la luz en  aquellos años críticos de 1980,1981 y 1982, y tampoco en 1986. Aunque no por falta de ganas, más bien, digamos, por “desajustes técnicos y administrativos”.  La Revista, con este pasado y con este presente, se ha convertido en la publicación más longeva de nuestra historia, habiendo logrado sobrevivir en dos regímenes políticos bien distintos y habiendo transcurrido por etapas y momentos muy variopintos de nuestra historia cultural.
  En la propia Revista, siempre se ha sido consciente de este largo navegar y por eso en ella ya se dieron datos y se hicieron reflexiones sobre su propia historia. Podemos leer, en este sentido, la interesante entrevista realizada, allá por el año 1993, a quien fue uno de sus principales protagonistas, Pedro de TENA, impresor y escritor, con motivo del 50º aniversario de nuestra publicación. En sus respuestas, Pedro de Tena, daba un repaso a sus vivencias e impresiones (en el doble sentido de la palabra) sobre la Revista. Vivencias impregnadas del olor a tinta que corrió por sus planas. También en ese mismo número, y en la página que sigue a la mencionada entrevista, José Manuel REYES BRITO escribía una breve reseña titulada “Acuerdo de la Revista”, en la que se recogían los pormenores de la ficha técnica que en 1943 hubo de cumplimentarse en la solicitud de la publicación a las autoridades falangistas del momento.
  En este mismo sentido, es igualmente clave, para tener una visión global de la historia de nuestra Revista, el artículo aparecido en la de 2010, páginas 61-62, salido de la perseverante mano de Antonio Jesús GARRIDO LIRA, titulado “La Revista de Cazalla. Almacén de recuerdos y novedades”, con, entre otras informaciones (como su ISSN y su presencia en la Biblioteca Nacional), la lista exhaustiva de Editores, Directores e imprentas y nombres que había conocido la Revista desde 1943 hasta ese año de 2010. En dicha lista, los nombres de José Mª Osuna, Pedro de Tena, José Mª Martín Cornello, y el de nuestra Asociación Cultural ocupan un lugar destacado.
  Pero, además de todo eso, sobre la historia de nuestra Revista queda todavía un enorme recorrido por hacer:
  Por ejemplo, un rastreo por las publicaciones  antecesoras que la precedieron, como revista de verano y festejos, pero también con sus tintes culturales. En dicho rastreo podemos nombrar aquellas humildes páginas editadas en 1924, en 1929 (citada el otro día por José Manuel Durán Trujillo), o en 1933 (con todas las diferencias existentes entre ellas)…, que pueden considerarse, en cierto modo, como los primeros intentos de edición de este tipo de publicaciones anuales veraniegas en nuestro pueblo.
  Está por hacer también (aunque algo ya se hizo y está en nuestra Biblioteca hasta el año 1950, me parece) una guía completa de los artículos publicados, con su relación y clasificación temática, cronológica y por autores. También haría falta un inventario completo de las ilustraciones (fotografías y dibujos) de sus portadas o de las que acompañaron a los artículos. De la misma manera sería de gran interés el estudio de los reclamos publicitarios que fueron casi siempre el soporte económico fundamental  de la Revista, pues nos informan, de alguna manera, sobre la evolución empresarial de nuestra localidad. Algo también se hizo sobre esto.
  La Revista es hoy día, como se puede ver, HISTORIA en sí misma y, a su vez, una fuente inagotable para el estudio de nuestra historia local. Sobre todo, para el conocimiento de la evolución de las ideas oficiales y predominantes. Pero no solo de las ideas. La Revista es, junto con El Chorrillo, uno de los viveros fundamentales del que han nacido muchos de nuestros libros de historia. Algunos de los números publicados en determinadas fechas marcan etapas en su publicación o suponen hitos y efemérides en la Historia de nuestro pueblo. Así, por ejemplos:

  El de 1946: con su cambio en la dirección, su cambio de sobrenombre, sus ilustraciones…
  El de 1951: monográfico de la visita de Franco para la inauguración del Pantano del Pintado…
  El de 1952: casi un monográfico del Homenaje a D. Antonio Machado en la Cartuja (que el año que viene convendría rememorar)…
  1957: y el triunfo de la poesía de san Juan de la Cruz.
  Entre los años 60 y 70 las artísticas y reveladoras plumillas de Jerónimo Rus…
  1977: primera colaboración de la Asociación Cultural en la Revista.
  1978: finaliza la labor de Imprenta Neguillo en la Revista.
  1979: se publica  en papel nuevo, papel couché,  y hay nuevas colaboraciones… Una etapa, aquella, abierta y cerrada en falso.
  Desde 1983: la Asociación Cultural toma las riendas de la publicación…
  1984: Una originalísima portada de Manuel Díaz Morón.
  1985: Primera portada en color.
  1989: el color había venido para quedarse en su portada y en su interior.
  En 2001: Artimaña Diseño le da una nueva imagen…
  Y desde 2004 el color es la nota más destacada de sus portadas…

  Y la historia continúa… hasta nuestros días, con el trabajo constante y gratuito de todos aquellos y aquellas que deciden arrimarse a esta tarea, con el encomiable compromiso de sacar a la calle estas páginas que son un trozo impreso de Cazalla. Por cierto, ¿Para cuándo podremos gozar de la colección completa de sus números originales (o de su reproducción facsímil) en las estanterías de nuestra Biblioteca Pública?
  En fin, con todo ello, nuestra Revista se ha convertido en un patrimonio cultural de primer orden para nuestro pueblo. Creo que siempre se ha entendido así por las distintas generaciones que han pasado por ella. Creo que ésta es una de las posibles causas de su permanencia a lo largo del tiempo. Forma ya parte de nuestro acervo común y, por tanto, es necesario su cuidado y su respeto, como a cualquier otro bien patrimonial local. Es algo que pertenece ya a todo el pueblo de Cazalla.  ¡¡¡LARGA VIDA A NUESTRA REVISTA!!!